es-ESen-US
:::



27 / Feb / 2018

Unfolding en Material Compuesto. Publicación en Science and Technology.


Unfolding en Material Compuesto. Publicación en Science and Technology.


FIDAMC junto con la Universidad de Sevilla han publicado un artículo sobre los mecanismos que afectan al fallo por unfolding en laminados de material compuestos en la revista Composites Science and Technology.

ABSTRAC:

Las zonas con una alta curvatura de laminados de material compuesto son propensos al fallo por unfolding, el cual consiste en una delaminación producida en la zona curva cuando ésta está sometida a un momento de flexión que trata de abrir la curvatura. Este fallo ha sido tradicionalmente asociado a las tensiones normales interlaminares que aparecen en el laminado debido a la gran curvatura. Sin embargo, algunos especímenes que han fallado por unfolding presentan una tensión interlaminar máxima en la carga de fallo muy inferior que otros especímenes con espesores o secuencias de apilado distintas. Este hecho ha sido comúnmente asociado a una dependencia con el espesor de la resistencia interlaminar a tracción (ILTS). Sin embargo, no se encuentra ninguna explicación física en la bibliografía, aunque ha sido atribuida a veces a defectos de fabricación, que se consideran mayores en laminados más finos. El trabajo actual considera la idea de un segundo mecanismo de fallo denominado unfolding inducido, que asume que un fallo intralaminar es responsable del comienzo de la grieta. Por lo tanto, en ciertos casos, el fallo por unfolding comienza como una grieta intralaminar que, bajo tensiones interlaminares suficientemente altas, se propaga instantáneamente después de su aparición causando el fallo final. Analizando los resultados de una campaña de ensayos se han observado algunas pruebas de la existencia de este tipo de fallo en laminados de fibra de carbono con perfil en L.

REFERENCIAS:

Autores: J.M. González-Cantero, E. Graciani, F. París, B. López Romano.

Competing mechanisms in the unfolding failure in composite laminates

Composites Science and Technology 156 (2018) 223-230

https://authors.elsevier.com/a/1WNGUyZzKgb9w


Las zonas con una alta curvatura de laminados de material compuesto son propensos al fallo por unfolding, el cual consiste en una delaminación producida en la zona curva cuando ésta está sometida a un momento de flexión que trata de abrir la curvatura. Este fallo ha sido tradicionalmente asociado a las tensiones normales interlaminares que aparecen en el laminado debido a la gran curvatura. Sin embargo, algunos especímenes que han fallado por unfolding presentan una tensión interlaminar máxima en la carga de fallo muy inferior que otros especímenes con espesores o secuencias de apilado distintas. Este hecho ha sido comúnmente asociado a una dependencia con el espesor de la resistencia interlaminar a tracción (ILTS). Sin embargo, no se encuentra ninguna explicación física en la bibliografía, aunque ha sido atribuida a veces a defectos de fabricación, que se consideran mayores en laminados más finos. El trabajo actual considera la idea de un segundo mecanismo de fallo denominado unfolding inducido, que asume que un fallo intralaminar es responsable del comienzo de la grieta. Por lo tanto, en ciertos casos, el fallo por unfolding comienza como una grieta intralaminar que, bajo tensiones interlaminares suficientemente altas, se propaga instantáneamente después de su aparición causando el fallo final. Analizando los resultados de una campaña de ensayos se han observado algunas pruebas de la existencia de este tipo de fallo en laminados de fibra de carbono con perfil en L.
Las zonas con una alta curvatura de laminados de material compuesto son propensos al fallo por unfolding, el cual consiste en una delaminación producida en la zona curva cuando ésta está sometida a un momento de flexión que trata de abrir la curvatura. Este fallo ha sido tradicionalmente asociado a las tensiones normales interlaminares que aparecen en el laminado debido a la gran curvatura. Sin embargo, algunos especímenes que han fallado por unfolding presentan una tensión interlaminar máxima en la carga de fallo muy inferior que otros especímenes con espesores o secuencias de apilado distintas. Este hecho ha sido comúnmente asociado a una dependencia con el espesor de la resistencia interlaminar a tracción (ILTS). Sin embargo, no se encuentra ninguna explicación física en la bibliografía, aunque ha sido atribuida a veces a defectos de fabricación, que se consideran mayores en laminados más finos. El trabajo actual considera la idea de un segundo mecanismo de fallo denominado unfolding inducido, que asume que un fallo intralaminar es responsable del comienzo de la grieta. Por lo tanto, en ciertos casos, el fallo por unfolding comienza como una grieta intralaminar que, bajo tensiones interlaminares suficientemente altas, se propaga instantáneamente después de su aparición causando el fallo final. Analizando los resultados de una campaña de ensayos se han observado algunas pruebas de la existencia de este tipo de fallo en laminados de fibra de carbono con perfil en L.
Las zonas con una alta curvatura de laminados de material compuesto son propensos al fallo por unfolding, el cual consiste en una delaminación producida en la zona curva cuando ésta está sometida a un momento de flexión que trata de abrir la curvatura. Este fallo ha sido tradicionalmente asociado a las tensiones normales interlaminares que aparecen en el laminado debido a la gran curvatura. Sin embargo, algunos especímenes que han fallado por unfolding presentan una tensión interlaminar máxima en la carga de fallo muy inferior que otros especímenes con espesores o secuencias de apilado distintas. Este hecho ha sido comúnmente asociado a una dependencia con el espesor de la resistencia interlaminar a tracción (ILTS). Sin embargo, no se encuentra ninguna explicación física en la bibliografía, aunque ha sido atribuida a veces a defectos de fabricación, que se consideran mayores en laminados más finos. El trabajo actual considera la idea de un segundo mecanismo de fallo denominado unfolding inducido, que asume que un fallo intralaminar es responsable del comienzo de la grieta. Por lo tanto, en ciertos casos, el fallo por unfolding comienza como una grieta intralaminar que, bajo tensiones interlaminares suficientemente altas, se propaga instantáneamente después de su aparición causando el fallo final. Analizando los resultados de una campaña de ensayos se han observado algunas pruebas de la existencia de este tipo de fallo en laminados de fibra de carbono con perfil en L.
Las zonas con una alta curvatura de laminados de material compuesto son propensos al fallo por unfolding, el cual consiste en una delaminación producida en la zona curva cuando ésta está sometida a un momento de flexión que trata de abrir la curvatura. Este fallo ha sido tradicionalmente asociado a las tensiones normales interlaminares que aparecen en el laminado debido a la gran curvatura. Sin embargo, algunos especímenes que han fallado por unfolding presentan una tensión interlaminar máxima en la carga de fallo muy inferior que otros especímenes con espesores o secuencias de apilado distintas. Este hecho ha sido comúnmente asociado a una dependencia con el espesor de la resistencia interlaminar a tracción (ILTS). Sin embargo, no se encuentra ninguna explicación física en la bibliografía, aunque ha sido atribuida a veces a defectos de fabricación, que se consideran mayores en laminados más finos. El trabajo actual considera la idea de un segundo mecanismo de fallo denominado unfolding inducido, que asume que un fallo intralaminar es responsable del comienzo de la grieta. Por lo tanto, en ciertos casos, el fallo por unfolding comienza como una grieta intralaminar que, bajo tensiones interlaminares suficientemente altas, se propaga instantáneamente después de su aparición causando el fallo final. Analizando los resultados de una campaña de ensayos se han observado algunas pruebas de la existencia de este tipo de fallo en laminados de fibra de carbono con perfil en L.
Las zonas con una alta curvatura de laminados de material compuesto son propensos al fallo por unfolding, el cual consiste en una delaminación producida en la zona curva cuando ésta está sometida a un momento de flexión que trata de abrir la curvatura. Este fallo ha sido tradicionalmente asociado a las tensiones normales interlaminares que aparecen en el laminado debido a la gran curvatura. Sin embargo, algunos especímenes que han fallado por unfolding presentan una tensión interlaminar máxima en la carga de fallo muy inferior que otros especímenes con espesores o secuencias de apilado distintas. Este hecho ha sido comúnmente asociado a una dependencia con el espesor de la resistencia interlaminar a tracción (ILTS). Sin embargo, no se encuentra ninguna explicación física en la bibliografía, aunque ha sido atribuida a veces a defectos de fabricación, que se consideran mayores en laminados más finos. El trabajo actual considera la idea de un segundo mecanismo de fallo denominado unfolding inducido, que asume que un fallo intralaminar es responsable del comienzo de la grieta. Por lo tanto, en ciertos casos, el fallo por unfolding comienza como una grieta intralaminar que, bajo tensiones interlaminares suficientemente altas, se propaga instantáneamente después de su aparición causando el fallo final. Analizando los resultados de una campaña de ensayos se han observado algunas pruebas de la existencia de este tipo de fallo en laminados de fibra de carbono con perfil en L.
Las zonas con una alta curvatura de laminados de material compuesto son propensos al fallo por unfolding, el cual consiste en una delaminación producida en la zona curva cuando ésta está sometida a un momento de flexión que trata de abrir la curvatura. Este fallo ha sido tradicionalmente asociado a las tensiones normales interlaminares que aparecen en el laminado debido a la gran curvatura. Sin embargo, algunos especímenes que han fallado por unfolding presentan una tensión interlaminar máxima en la carga de fallo muy inferior que otros especímenes con espesores o secuencias de apilado distintas. Este hecho ha sido comúnmente asociado a una dependencia con el espesor de la resistencia interlaminar a tracción (ILTS). Sin embargo, no se encuentra ninguna explicación física en la bibliografía, aunque ha sido atribuida a veces a defectos de fabricación, que se consideran mayores en laminados más finos. El trabajo actual considera la idea de un segundo mecanismo de fallo denominado unfolding inducido, que asume que un fallo intralaminar es responsable del comienzo de la grieta. Por lo tanto, en ciertos casos, el fallo por unfolding comienza como una grieta intralaminar que, bajo tensiones interlaminares suficientemente altas, se propaga instantáneamente después de su aparición causando el fallo final. Analizando los resultados de una campaña de ensayos se han observado algunas pruebas de la existencia de este tipo de fallo en laminados de fibra de carbono con perfil en L.
Las zonas con una alta curvatura de laminados de material compuesto son propensos al fallo por unfolding, el cual consiste en una delaminación producida en la zona curva cuando ésta está sometida a un momento de flexión que trata de abrir la curvatura. Este fallo ha sido tradicionalmente asociado a las tensiones normales interlaminares que aparecen en el laminado debido a la gran curvatura. Sin embargo, algunos especímenes que han fallado por unfolding presentan una tensión interlaminar máxima en la carga de fallo muy inferior que otros especímenes con espesores o secuencias de apilado distintas. Este hecho ha sido comúnmente asociado a una dependencia con el espesor de la resistencia interlaminar a tracción (ILTS). Sin embargo, no se encuentra ninguna explicación física en la bibliografía, aunque ha sido atribuida a veces a defectos de fabricación, que se consideran mayores en laminados más finos. El trabajo actual considera la idea de un segundo mecanismo de fallo denominado unfolding inducido, que asume que un fallo intralaminar es responsable del comienzo de la grieta. Por lo tanto, en ciertos casos, el fallo por unfolding comienza como una grieta intralaminar que, bajo tensiones interlaminares suficientemente altas, se propaga instantáneamente después de su aparición causando el fallo final. Analizando los resultados de una campaña de ensayos se han observado algunas pruebas de la existencia de este tipo de fallo en laminados de fibra de carbono con perfil en L.
Las zonas con una alta curvatura de laminados de material compuesto son propensos al fallo por unfolding, el cual consiste en una delaminación producida en la zona curva cuando ésta está sometida a un momento de flexión que trata de abrir la curvatura. Este fallo ha sido tradicionalmente asociado a las tensiones normales interlaminares que aparecen en el laminado debido a la gran curvatura. Sin embargo, algunos especímenes que han fallado por unfolding presentan una tensión interlaminar máxima en la carga de fallo muy inferior que otros especímenes con espesores o secuencias de apilado distintas. Este hecho ha sido comúnmente asociado a una dependencia con el espesor de la resistencia interlaminar a tracción (ILTS). Sin embargo, no se encuentra ninguna explicación física en la bibliografía, aunque ha sido atribuida a veces a defectos de fabricación, que se consideran mayores en laminados más finos. El trabajo actual considera la idea de un segundo mecanismo de fallo denominado unfolding inducido, que asume que un fallo intralaminar es responsable del comienzo de la grieta. Por lo tanto, en ciertos casos, el fallo por unfolding comienza como una grieta intralaminar que, bajo tensiones interlaminares suficientemente altas, se propaga instantáneamente después de su aparición causando el fallo final. Analizando los resultados de una campaña de ensayos se han observado algunas pruebas de la existencia de este tipo de fallo en laminados de fibra de carbono con perfil en L.
Las zonas con una alta curvatura de laminados de material compuesto son propensos al fallo por unfolding, el cual consiste en una delaminación producida en la zona curva cuando ésta está sometida a un momento de flexión que trata de abrir la curvatura. Este fallo ha sido tradicionalmente asociado a las tensiones normales interlaminares que aparecen en el laminado debido a la gran curvatura. Sin embargo, algunos especímenes que han fallado por unfolding presentan una tensión interlaminar máxima en la carga de fallo muy inferior que otros especímenes con espesores o secuencias de apilado distintas. Este hecho ha sido comúnmente asociado a una dependencia con el espesor de la resistencia interlaminar a tracción (ILTS). Sin embargo, no se encuentra ninguna explicación física en la bibliografía, aunque ha sido atribuida a veces a defectos de fabricación, que se consideran mayores en laminados más finos. El trabajo actual considera la idea de un segundo mecanismo de fallo denominado unfolding inducido, que asume que un fallo intralaminar es responsable del comienzo de la grieta. Por lo tanto, en ciertos casos, el fallo por unfolding comienza como una grieta intralaminar que, bajo tensiones interlaminares suficientemente altas, se propaga instantáneamente después de su aparición causando el fallo final. Analizando los resultados de una campaña de ensayos se han observado algunas pruebas de la existencia de este tipo de fallo en laminados de fibra de carbono con perfil en L.
Las zonas con una alta curvatura de laminados de material compuesto son propensos al fallo por unfolding, el cual consiste en una delaminación producida en la zona curva cuando ésta está sometida a un momento de flexión que trata de abrir la curvatura. Este fallo ha sido tradicionalmente asociado a las tensiones normales interlaminares que aparecen en el laminado debido a la gran curvatura. Sin embargo, algunos especímenes que han fallado por unfolding presentan una tensión interlaminar máxima en la carga de fallo muy inferior que otros especímenes con espesores o secuencias de apilado distintas. Este hecho ha sido comúnmente asociado a una dependencia con el espesor de la resistencia interlaminar a tracción (ILTS). Sin embargo, no se encuentra ninguna explicación física en la bibliografía, aunque ha sido atribuida a veces a defectos de fabricación, que se consideran mayores en laminados más finos. El trabajo actual considera la idea de un segundo mecanismo de fallo denominado unfolding inducido, que asume que un fallo intralaminar es responsable del comienzo de la grieta. Por lo tanto, en ciertos casos, el fallo por unfolding comienza como una grieta intralaminar que, bajo tensiones interlaminares suficientemente altas, se propaga instantáneamente después de su aparición causando el fallo final. Analizando los resultados de una campaña de ensayos se han observado algunas pruebas de la existencia de este tipo de fallo en laminados de fibra de carbono con perfil en L.
Las zonas con una alta curvatura de laminados de material compuesto son propensos al fallo por unfolding, el cual consiste en una delaminación producida en la zona curva cuando ésta está sometida a un momento de flexión que trata de abrir la curvatura. Este fallo ha sido tradicionalmente asociado a las tensiones normales interlaminares que aparecen en el laminado debido a la gran curvatura. Sin embargo, algunos especímenes que han fallado por unfolding presentan una tensión interlaminar máxima en la carga de fallo muy inferior que otros especímenes con espesores o secuencias de apilado distintas. Este hecho ha sido comúnmente asociado a una dependencia con el espesor de la resistencia interlaminar a tracción (ILTS). Sin embargo, no se encuentra ninguna explicación física en la bibliografía, aunque ha sido atribuida a veces a defectos de fabricación, que se consideran mayores en laminados más finos. El trabajo actual considera la idea de un segundo mecanismo de fallo denominado unfolding inducido, que asume que un fallo intralaminar es responsable del comienzo de la grieta. Por lo tanto, en ciertos casos, el fallo por unfolding comienza como una grieta intralaminar que, bajo tensiones interlaminares suficientemente altas, se propaga instantáneamente después de su aparición causando el fallo final. Analizando los resultados de una campaña de ensayos se han observado algunas pruebas de la existencia de este tipo de fallo en laminados de fibra de carbono con perfil en L.
Las zonas con una alta curvatura de laminados de material compuesto son propensos al fallo por unfolding, el cual consiste en una delaminación producida en la zona curva cuando ésta está sometida a un momento de flexión que trata de abrir la curvatura. Este fallo ha sido tradicionalmente asociado a las tensiones normales interlaminares que aparecen en el laminado debido a la gran curvatura. Sin embargo, algunos especímenes que han fallado por unfolding presentan una tensión interlaminar máxima en la carga de fallo muy inferior que otros especímenes con espesores o secuencias de apilado distintas. Este hecho ha sido comúnmente asociado a una dependencia con el espesor de la resistencia interlaminar a tracción (ILTS). Sin embargo, no se encuentra ninguna explicación física en la bibliografía, aunque ha sido atribuida a veces a defectos de fabricación, que se consideran mayores en laminados más finos. El trabajo actual considera la idea de un segundo mecanismo de fallo denominado unfolding inducido, que asume que un fallo intralaminar es responsable del comienzo de la grieta. Por lo tanto, en ciertos casos, el fallo por unfolding comienza como una grieta intralaminar que, bajo tensiones interlaminares suficientemente altas, se propaga instantáneamente después de su aparición causando el fallo final. Analizando los resultados de una campaña de ensayos se han observado algunas pruebas de la existencia de este tipo de fallo en laminados de fibra de carbono con perfil en L.
Las zonas con una alta curvatura de laminados de material compuesto son propensos al fallo por unfolding, el cual consiste en una delaminación producida en la zona curva cuando ésta está sometida a un momento de flexión que trata de abrir la curvatura. Este fallo ha sido tradicionalmente asociado a las tensiones normales interlaminares que aparecen en el laminado debido a la gran curvatura. Sin embargo, algunos especímenes que han fallado por unfolding presentan una tensión interlaminar máxima en la carga de fallo muy inferior que otros especímenes con espesores o secuencias de apilado distintas. Este hecho ha sido comúnmente asociado a una dependencia con el espesor de la resistencia interlaminar a tracción (ILTS). Sin embargo, no se encuentra ninguna explicación física en la bibliografía, aunque ha sido atribuida a veces a defectos de fabricación, que se consideran mayores en laminados más finos. El trabajo actual considera la idea de un segundo mecanismo de fallo denominado unfolding inducido, que asume que un fallo intralaminar es responsable del comienzo de la grieta. Por lo tanto, en ciertos casos, el fallo por unfolding comienza como una grieta intralaminar que, bajo tensiones interlaminares suficientemente altas, se propaga instantáneamente después de su aparición causando el fallo final. Analizando los resultados de una campaña de ensayos se han observado algunas pruebas de la existencia de este tipo de fallo en laminados de fibra de carbono con perfil en L.


juanma_opt.jpg